Jan 14, 2013

La Mentira, El Robo, y La Amenaza, Parte I

Cantidades chiquitas de dinero, prestadas poco a poco, y siempre recibidas con promesas y promesas de muy pronto devolverlo todo, se volvieron miles de dólares (ya sé, fui muy tonto). Una parte fue que le presté un teléfono en mi nombre, el cual agregó unos cientos de dólares cada mes por varios meses.

Pero llegué al punto donde me di cuenta que sus promesas de pagarme fueron vacías en su mejor momento, y más probablemente plenas mentiras no más. Mientras yo miraba, VGSr* gastaba dinero por todos lados y por muchas cosas tontitas que para mí eran mucho menos importantes que el intentar pagarme por lo menos un dólar de lo que me debía. Entonces dejé tajantemente de prestarle.

Pero él, siendo el tipo muy listo y manipulador que es, y yo, siendo el tonto lento y que presta demasiada confianza, me dejé atrapar una vez más...

Había una conferencia grande que venía que iba a ser en otra ciudad, y VGSr solo necesitaba tomar prestado mi tarjeta de crédito para rentar una camioneta para llevarse a sí mismo y a otros líderes que venían de afuera. No iba estarle prestando a él, sino a la iglesia misma, me aseguró, y el cheque de reembolso se iba a escribir muy pronto en mi nombre tan pronto que regresaramos de la conferencia, y VGSr no iba tener ninguna parte en siquiera tocar el dinero.

Entonces presté mi tarjeta, fuimos y regresamos, (yo aparte en mi carro), y fuimos a regresar a la camioneta al lugar de alquilación. Llegamos una hora tardes y quisieron cobrarnos un día extra completa, unos cientos de dólares más. VGSr no se miraba preocupado y opinaba que no deberíamos intentar protestar las cargas adicionales, que me extrañó un poco. La cuenta total llegó a más de mil dólares.

Entonces comenzó la batalla para el reembolso. Primero me dijo que la iglesia me iba hacer un cheque en la próxima reunión de los líderes (staff). Pero cuando luego le pregunté, me dijo que no se podía hacer el cheque porque la persona encargada de hacer los cheques no fue, y que en la próxima vez me lo conseguía. Y luego otra cosa. Y luego otra cosa. Entonces me empecé a enojar y me dijo que se iba a encargar que a fuerzas pasara esa vez. Entonces luego me llama y me dice que ya tiene el cheque, pero está muy ocupado, ¿y si me lo puede dar el otro día? Está bien. Luego me llama y dice si no hay problema si me da el dinero en efectivo en lugar de un cheque. Le digo, bueno, está bien. (Pensando, ¿cómo es que el cheque está escrito de una forma que él puede cambiarlo? ¿No se supone que debe ser en mi nombre?)

Luego me dice, salieron unos gastos de la escuela de su hija y entonces tuvo que gastar el dinero, pero que me iba a pagar de sus próximo cheque. ¡Las mismas mentiras que siempre antes me decía!

Me enojé y le dije que iba a ir a hablar con su jefe, Kip McKean. VGSr se asustó y me amenazó, diciéndome que si yo hablara con Kip que iba a arruinar a nuestra relación por siempre, que ya no iba a entrenarme o asociarse conmigo de ninguna manera, y que iba a usar su posición de poder para hacer mi vida lo más difícil posible y los más miserable que pudiera hacer él.

Entonces en lugar de reaccionar como un hombre con aunque sea lo más mínimo de testículos, espina o hombría, me doblé y cerré mi boca. Me dejé ser amenazado y cotorreado por alguien que estaba totalmente mal. Como un cobarde y sin valor ninguno, me doblé y cerré mi boca.

Yo dejé que VGSr me robara, me mentiera, y luego intimidarme y amenazarme hacia el silencio.

Y al mantenerme en silencio, probablemente le ayudé a hacer lo mismo a otras personas.

Estoy muy, muy arrepentido. Ojalá que este artículo puede mejorar las cosas aunque sea poquito, y muy tardes.

La Parte 2, donde las cosas vuelven aún peores >>

*VGSr son los iniciales del ministro indicado, uno de los líderes principales de la iglesia. No aun no sabes quien es, es conocido por dirigir al ministerio latino y por tener muchos hijos.

(Regresar a la página principal de éste artículo, Porque Salí De La Iglesia De Kip McKean)

3 comments: